Asperger Madrid:

91 786 27 28 / 619 877 626

08/07/2019

Una experiencia divertida en verano



Durante todo el año vivimos en una rutina constate carga de tareas y deberes, de responsabilidades y exigencias, por ello el ocio es tan importante para el desarrollo de cualquier persona.
Un campamento urbano es un espacio de ocio programado con distintas actividades, en el que las y los participantes van para divertirse, socializar y desconectar. Este año hemos ido a la piscina municipal, al tren de la naturaleza, juegos de mesa y actividades lúdicas.

 

Según la socióloga francesa Christine Chevalier: El ocio es un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede entregarse de manera completamente voluntaria tras haberse liberado de sus obligaciones, familiares, y sociales, para descansar, para divertirse, y sentirse relajado para desarrollar su información o su formación desinteresada, o para participar voluntariamente en la vida social de su comunidad”. Para que nos entendamos, cuando hablamos de nuestro propio ocio, pensamos en planes con amigos/as, viajes, actividades, salidas, etc, pero muchas de las personas con Trastorno del Espectro del Autismo, se pasan los días yendo a terapias, con problemas de acoso escolar, son incomprendidos y muchas veces excluidos.

 

Desde el programa de ocio y en este caso el campamento urbano realizado la última semana de junio y la primera de julio en la asociación Asperger Madrid fomentamos la interacción con su entorno, ponemos en práctica todo lo trabajado durante año, generamos un espacio seguro entre iguales donde nuestros participantes se sienten entendidos, pueden dejarse llevar y disfrutar sin miedo de lo que otros puedan pensar.

 

 

 

La programación se basa en los intereses de las y los participantes, cuidando el bienestar físico, emocional, la relaciones interpersonales, la inclusión social, el desarrollo personal y la autodeterminación; es evaluada diariamente y adaptada a las distintas necesidades, todo pensado para que durante los días en los que se realiza solo se tengan que preocupar de disfrutar. Podríamos decir que es la puesta en escena de lo ensayado durante el año.

 

 

 

 

 Ha sido muy gratificante ver como Ángel perdió el miedo al agua y ahora ya disfruta de la piscina de su urbanización. Mateo no quería interactuar al inicio de las actividades y terminó la semana disfrutando con sus compañeros e incluso se atrevió a presentarse a una entrevista para un curso de cocina. Sebas incorporó las sonrisas a su día a día. Héctor pudo retomar su relación con un amigo con el que se había enfadado. Mario se ha integrado genial en la piscina municipal con otras personas de su edad y ya sabe jugar a varios juegos de cartas que desconocía y fue el gran maestro del ajedrez para monitores y compañeros.

 

 

Los resultados son notables en poco tiempo: aumento de la autoestima y la seguridad en si mismos, fomento de las amistades, se perfecciona la capacidad de tomar decisiones, el control personal, y las habilidades sociales. En definitiva mejora su calidad de vida.

 

 

¡Síguenos en RRSS!